Qué regalo se merece mamá ?

Siempre afirmé que el día de la madre es el festejo más importante del año, claro empecé con esta cantinela cuando tuve a mi primer hijo. Mi experiencia personal, anterior a este hito, fue nefasta. Al haber perdido a mi madre de chica, esta fecha para mí era detestable, se volvía a abrir la herida sangrante. Hacer esos regalitos en el colegio y entregarlos en el acto que conmemoraba a las madres me parecía injusto, a pesar de tener a mis tías que hacían lo indecible, con mucho amor para ocupar ese rol. Afortunadamente se desterró esa costumbre, hoy en día se festeja la semana o día de la familia, no más sufrires para los que no tienen mamá presente. Sabia decisión esta nueva modalidad.
El día de la madre, en el seno familiar sigue siendo una fecha especial para honrar a quién nos formó y acompañó en el crecimiento.
Debo hacer una aclaración esta nota no es totalmente de mi autoría, me inspiré en un post escrito el año pasado por mi amiga alias Moni Argento; prosigo…
Volviendo a lo que quería plantear y dejando la tristeza de lado, cuál es el mejor regalo para una madre.
A saber, (estamos, de momento planteando el tema material) mi decreto es:
Queda terminantemente prohibido regalar electrodomésticos relacionados con el trabajo de ama de casa, digáse, planchas, cacerolas, lavarropas, cualquier afín de esta gama de enseres . Existen excepciones obviamente, ya sea por expreso pedido o que dicho trasto produzca placer, como por ejemplo la famosa cafetera de George Clooney, ya la mención de este señor evoca ilusiones.
No importa el costo del regalo sino la intención, tomarse el tiempo de elegir algo especial, no simplemente cumplir. Pensar en qué necesita o le gustaría, siempre dentro de los límites económicos de cada cual.
Los chocolates son bienvenidos siempre, al igual que las flores, que transmiten amor, aunque sea una margarita solitaria arrancada del jardín del vecino, todo vale.
No hace falta mucho para que nos sintamos homenajeadas, una tarjetita, un dibujo, una carta, un cartelito hecho con un “post it” pegado en algún lugar estratégico de la casa, ya nos hace sentirnos valoradas.
Porque de eso se trata, saber que todo el amor y empeño invertido tiene un feedback. Esto no descarta que a los hijos los amamos sin pensar en recibir nada a cambio.
En cuanto a las ofrendas no materiales, alcanza con un abrazo apretaducho, un te amo, un gracias mamá por bancarme en todas: hasta te diría, si se trata de un hijo adolescente, un día sin una contestación irrespetuosa; una sonrisa cómplice te ilumina el día.
También es válido que te preparen el desayuno, que te den asueto absoluto en la cocina, en mi caso seria la panacea.
En definitiva, hacer que la mamma se sienta como una Reina Divina Divine, porque se lo merece.
Ser madre no es un trabajo es un regalo divino.
Para las que por cualquier razón no son mamás, siempre existe ese vínculo especial con un sobrino, ahijado, hijo ajeno….Este rol siempre es ejercido por toda mujer, no importa en qué ámbito, hasta puedo incluir las mascotas a la lista. Tampoco voy a dejar afuera a esos papás que cumplen doble rol, los hay y no son pocos.
Yo tengo hijos del alma, aparte de los propios, los quiero con la misma intensidad, ya son adultos pero igual me siento en la obligación de seguir velando por ellosy jamás se olvidan de saludarme en la fecha.
No quisiera caer en frases trilladas ni nada similar, solamente concientizar que una Madre lo es todo y se merece su día especial.
No es necesario romperse el coco pensando en qué regalar; se trata única y exclusivamente de dar y recibir AMOR incondicional en su más elevada expresión.
Disfruten ese día que la vida es bella !

Por: Bea Panasiti

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *