El principio, un comienzo

Tengo 52 años, ni pocos, ni muchos, los suficientes para observar telescópicamente para atrás sin ataduras, sin rencores, sin temerle al vacío, sólo con la satisfacción de no querer volver a épocas vividas, pero sí compartirlas. No porto arrepentimientos, soy la mujer que quiero ser por todo lo que fui.
Tengo el vicio de embadurnarme con la realidad, estoy en un momento bisagra en dónde desde otro planeta avisto cómo llegué hasta el hoy, quizás esta necesidad de ver en letras de molde el inicio de tantos ires y venires se debe a la constante carencia de sentir que mi centro y mi eje se encuentren alineados.
Nací mujer, esperaban un rozagante varón, portador del apellido casi extinto. Desde ese preciso instante detenido por el tiempo, supe que “no era” lo ansiado. Me costó años darme cuenta de este detalle que imprimiría una marca cuasi indeleble en mi andar.
Este mandato familiar de empecinarse con un descendiente distinto de la que había decidido instalarse en esa familia creó un karma que arrastraría durante años en mí ser.
Por un capricho de borrar el pasado, quizás algún dolor, decidí sin querer, borrar mi infancia de una sola pincelada. Una envoltura protectora que me ayudaría a sobrevivir. En algunos momentos inesperados aparece alguna imagen en sepia de ese principio, de ese caprichoso no querer recordar. Luego se tornó decisión, enterrar profundamente en un pozo sin fondo aquello que parecía ignorar de mí misma .
La silueta de mi madre se me ha esfumado en algún rincón oscuro en dónde la luz no quiere hacerse presente. Las fotos me muestran una mujer simplemente bella, simplemente alegre, simplemente inalcanzable.  Pasó a mejor vida muy joven y a partir de allí comenzó mi peregrinaje. Desde entonces acarreo una mirada triste, imposible de modificar, cualesquiera sean las circunstancias, es mi sello, es parte de mi.
Hoy tras haber deambulado a veces en línea recta y otras en curvas vertiginosas, finalmente piso el suelo que elijo con una cierta madurez, adquirida de tanto precipicio.
Continuará….

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *